LOUIS , THE BROWN BOMBER. SU HISTORIA EN EL BOXEO.

Visitando la ciudad de Washington , fue para mi un recorrido obligatorio el Cementerio de Arlington , lugar de reposo de los soldados Americanos muertos en las guerras sostenidas por ese país , como también tumba de personajes famosos y admirados de la Sociedad Norteamericana.

En este Cementerio  , absolutamente cuidado y respetado , las tumbas más visitadas son : la del Presidente John Fitgerald Kennedy asesinado en la Ciudad de Dallas en el año 1963 , la Tumba del Soldado Desconocido , memorial famoso edificado al lado de la llama eterna que recuerda al Soldado muerto en acción y que no pudo ser identificado , la de Audie Murphy , el soldado más condecorado de la segunda Guerra Mundial y la de Joe Louis , el Campeón Mundial de los Pesos Pesados más admirado por los americanos en la historia .

Por supuesto visité las cuatro , con todo respeto y admiración . La última fue la del gran Campeón ubicada en un pequeña colina con una excelente vista de Washington.

Hoy en día salvo para los adultos o estudiosos del Boxeo , nadie sabe quién era Louis, y escribir su historia llevaría toda una serie de artículos que escaparía al objetivo de nuestra la página del Gimnasio.

Pero está muy bueno saber que fue el Campeón Peso Pesado que más tiempo retuvo su título en la época de oro del Boxeo Profesional durante once años y ocho meses ( 1937 – 1949 ) y está clasificado como el mejor Peso Pesado de la historia en las principales publicaciones especializadas.

Nació en la pobreza más absoluta en 1914 en Alabama , y luego de hacer varios trabajos un amigo lo llevó a un gimnasio de Boxeo donde empezó a formar lo que sería una formidable máquina de pelea de estilo ortodoxo , de 1,86 de estatura  y 97 kilos de peso .

Su boxeo era muy bueno y su velocidad de pegada impresionante al igual que sus combinaciones .

Tras un rápido aprendizaje en categorías inferiores, diez años después de llegar a Detroit se convirtió en profesional. Debutó el 4 de julio de 1934 . Su adversario no le duró ni un asalto. Protagonizó una ascensión meteórica. Durante el resto de aquel año ganó otros once combates –todos menos uno por KO-. Su vertiginoso ritmo de golpeo machacaba inclementemente a los adversarios y los maduraba para el golpe definitivo.

Después se enfrentó a los grandes del momento. En junio de 1935, en el estadio de los Yankees de Nueva York, ante más de 60.000 personas, derrotó al excampeón mundial Primo Carnera por KO técnico en el sexto asalto . En septiembre, en el mismo escenario, a otro excampeón, Max Baer (KO en el cuarto asalto). En diciembre, en el Madison, a Paulino Uzcudum (en el que sería el último combate del vizcaíno), también KO en el cuarto asalto. Joe Louis parecía invencible, pero la primera y más dolorosa de sus tres únicas derrotas en el ring estaba cercana.

Tenía en sus comienzos un defecto en la guardia ya que bajaba demasiado la izquierda , cosa que fue aprovechada por el excampeón Mundial el alemán Max Schmeling quien le propinara su primer derrota en junio de l936 noqueándolo poco antes de las Olimpíadas de Alemania que se celebrarian en pocos meses

.Los apodos ‘El bombardero marrón ’ o ‘El bombardero de Detroit’ respondían a su extraordinaria rapidez pegando. El análisis de la película, a cámara lenta, de su pelea con John H. Lewis en 1939, al que noqueó a los 2m y 29s del primer asalto, demostró que en ese breve tiempo Louis había conectado 39 golpes, de los cuales 33 llegaron limpiamente al cuerpo del rival.

Su virtud más importante fue su derecha , el poder de esa mano fue impresionante por lo que se decía que todo lo que se ponía enfrente de ese recto , Louis lo tiraba .

Para Louis, la derrota fue una herida que sólo cicatrizaría tras la revancha de 1938. El bombardero siguió noqueando rivales hasta conquistar, el 22 de junio de 1937 el título mundial en manos de Jim Braddock . Tenía 23 años. A pesar de haber llegado a la cima del boxeo, Louis declaró: “ No quiero que nadie me llame campeón hasta que gané a Schmeling .” Tuvo que esperar un año exacto. Antes del combate, el mismo presidente de Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, le recibió en la Casa Blanca para bendecirlo como paladín del pueblo americano frente a la amenaza nazi. Innecesario. Joe Louis subió al ring a cobrarse su venganza sin piedad. Schmeling solo se mantuvo en pie dos minutos y cuatro segundos del primer asalto. El alemán recibió una lluvia de golpes demoledora y acabó con dos costillas rotas . Los jerarcas nazis le dieron la espalda, aunque a Schmeling no le importó . Nunca había comulgado con el nacionalsocialismo.

Schmelling , luego de su retiro llegó a ser Gerente General de la Coca Cola en Alemania , manteniendo siempre una buena relación con Louis a través de los años . Nunca fue Nazi , para los que les interese hay una buena película que narra su vida y su historia .

Para Louis fue el cenit de su carrera. Recibió la admiración de toda Norteamérica, especialmente de la población negra, huérfana por aquel entonces de grandes ídolos. Aquella noche todo Harlem salió a la calle para celebrar la victoria del imbatible Louis. Todo ello, a pesar del perfil discreto del boxeador, apegado a la imagen de buen negro que obtenía éxitos deportivos pero no cuestionaba la discriminación racial de una sociedad que no le admitía en un hotel o un restaurante para blancos.

Después de la pelea con Schmeling, Louis ejerció un dominio avasallador en la categoría de los pesos pesados que no tiene parangón. Diecisiete victorias hasta 1942, cuando ingresó en el ejército, donde fue profesor de educación física y realizó demostraciones por todo el país. Acaba la guerra, defendió cuatro veces más su título antes de anunciar, en marzo de 1949, su retirada como campeón invicto.

Louis formó lo que se llamó “el batallón de Joe Louis” integrado entre otros nada menos que el mejor de todos los tiempos para quien escribe Sugar Ray Robinson , con quien solía entrenar en forma conjunta. Al respecto cuenta Robinson que cuando salían a correr , paraban en un matadero para beber sangre de los vacunos recién faenados porque pensaban que les daba “fuerza y resistencia” , qué distinto a las épocas actuales en que muchos campeones mejoran su condición con anabolizantes y cuanta sustancia existe para contra reglamento mejorar su condición .

Por su actuación en la 2a Guerra Mundial fue condecorado .

Acaba la guerra, defendió cuatro veces más su título antes de anunciar, en marzo de 1949, su retirada como campeón invicto , para enfrentar a un enemigo impiadoso , el fisco norteamericano que lo obligó a volver a pelear para pagarle y sufrir su peor derrota ante la nueva figura el poderoso pegador Rocky Marciano .

Tras su amargo y fracasado retorno tuvo que seguir luchando casi todo el resto de su vida con Hacienda . Aceptando los más variados trabajos en Las Vegas, desde exhibiciones  , o falsas peleas de la lucha libre – a relaciones publicas en casinos como el Cesar Palace. Siempre perseguido por las deudas , tuvo que afrontar un ingreso psiquiátrico y un aneurisma aórtico que le condenó a una silla de ruedas. Murió el 12 de abril de 1981 en el hospital Desert Springs de Las Vegas . Tenía 66 años. Su viejo rival, pero amigo –labraron una gran amistad tras dejar el ring–, Max Schmeling pagó los gastos del funeral. Está enterrado por disposición del presidente Ronald Reagan en el cementerio nacional de Arlington.

Esta es brevemente la historia de un fabuloso Campeón Pesado el gran Joe Louis, recomiendo que vean algunas de sus peleas , y si lo desean continuar la charla en el Escorpion , porque su técnica y  potencia fue insuperable ; así como otra de sus principales características que asustaba en el ring , su cara completamente inmutable cualquiera fuera la circunstancia , por lo que sus rivales le temían y lo apodaban ” cara de Joker” , su humildad hizo de él un boxeador querido y respetado por todo EEUU , en una época de gran segregación racial.

Carlos Ferraro

Profesor Entrenador

29 de abril del 2018

 

 




Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *