SONNY LISTON , EL CAMPEON OLVIDADO.

Charles «Sonny» Liston (8 de mayo de 1932 – 30 de diciembre de 1970), fue un boxeador estadounidense, campeón mundial 1961-1964 de la categoría peso pesado. La International Boxing Research Organization (IBRO) lo ha clasificado entre los 10 mejores pesos pesados de la historia.

Su record fue dde 50 victorias ,39 por ko , y 4 derrotas en una excelente carrera profesional.

Fue uno de los Pesados con uno de los mejores manejos de su potente izquierda y poseedor de uno de los mejores jabs de la historia . Su manejo de la izquierda ya sea en jabs , rectos , curvos era excepcional en alcance , velocidad , variedad y potencia.

Nacido en un hogar muy pobre en Arkansas fue se cree el penúltimo de los 25 hermanos que tuvieron sus padres.

Era negro, analfabeto y delincuente y se convertiría en un campeón solo batido por Muhammad Ali. 46 años después, la muerte de Sonny Liston sigue siendo un misterio con cuatro sospechosos.

Para aquellos que no conozcan su historia habría que señalar que Charles «Sonny» Liston fue el Mike Tyson de los sesenta —o lo que es lo mismo: un campeón sin buena prensa en su país, los Estados Unidos. Liston pasó de ser un ladrón callejero sin educación a convertirse en el campeón mundial de los pesos pesados y en la gran leyenda del boxeo de la época.

Pasaría su adolescencia en Saint Louis, donde sería condenado a cinco años de prisión por robar en estaciones de servicio y en restaurantes. Una vez encerrado, el joven delincuente aprendió a boxear en la penitenciaría del estado de Missouri, de la que se convertiría en campeón. Después de cumplir dos años de condena, obtuvo la condicional. Se la negoció un equipo de representantes de boxeadores con conexiones con el mundo del hampa, quienes pondrían su carrera sobre ruedas en los dos años siguientes. Su primer combate le enfrentó a Don Smith. ¿La duración? 33 segundos.

En aquella época, igual que sucede ahora, ningún convicto estadounidense lograba nunca reinsertarse plenamente en la sociedad. En 1960, el contundente Liston fue propuesto como adversario para disputarle el título de los pesos pesados a Floyd Paterson, un púgil de manos rápidas y Campeón Olímpico y muy querido por el público.. El congreso estadounidense tuvo que debatir si permitiría saltar a la lona a un negro con antecedentes penales, si la administración estaba dispuesta a permitirle luchar por el título deportivo más glorioso de la época.

Los diputados blancos se acordaron del episodio acaecido en 1956, en que Liston le había quebrado la pierna a un policía racista, antes de arrojarlo de cabeza contra un cubo de basura. El impresionante boxeador se defendió en una comparecencia ante un comité del senado. Allí admitiría sin tapujos ante un grupo de carcamanes blancos que era analfabeto, que no sabía leer ni escribir y que se había deslomado desde chiquito para contribuir al sustento de sus padres y al de sus 24 hermanos. Ni siquiera tuvo reparos en admitir sus vínculos con el mundo del hampa.

Ex convicto, ex ladrón, negro, pendenciero borracho que se encaraba, a la que podía, con la policía. Sonny Liston fue estigmatizado rápidamente como la pesadilla del hombre blanco. A pesar de que se había sobrepuesto a las adversidades menos halagüeñas, nadie en Estados Unidos quería verle campeón. Era el negro indeseable apoyado por la mafia. Cuando finalmente consiguió que le dejaran subirse al cuadrilátero para medirse a Patterson en 1962, el presidente John F. Kennedy invitó personalmente al campeón blanco a la Casa Blanca, le alentó a que ganara y le advirtió del peligro que entrañaba para la juventud afroamericana la victoria de Liston, Fue el primer combate por el título de los pesos pesados que se decidió en el primer asalto. A su regreso a Filadelfia, su ciudad de origen, nadie le esperaba para recibirle como el gran campeón que era. Ni desfile por las calles, ni descapotables desde los que saludar. Aquello fue un mazazo para el flamante campeón. Quienes le conocían aseguraban que Liston tenía un gran sentido del humor y que le encantaba la diversión. Públicamente, sin embargo, fue tachado de abusador y pendenciero, acusaciones que nunca tuvieron otro fundamento que el racismo.

Un año después se repitió el combate, y Patterson volvió a caer al primer asalto por KO. Mientras se entrenaba para aquel combate en Las Vegas, en 1963, Liston conocería a un oscuro personaje. Era neoyorquino, tenía un casino y promovía combates. Se llamaba Ash Resnick, tenía vínculos con la mafia, y se convertiría en uno de los sospechosos de la muerte del púgil. Resnick consiguió en muy poco tiempo meterse a Liston en el bolsillo y convertirse en su representante y en su confidente.

El próximo gran enemigo sería un gritón con un físico atlético y Campeón Olímpico de los Medio Pesados. Un peso medio que había ascendido a la categoría reina. Se llamaba Cassius Clay. Sucedió que a nadie le gustaba Liston, y que a muy pocos les gustaba Clay, el insolente aspirante. La mayoría de las casas de apuestas no daban un centavo por Clay, y de los 46 periodistas que cubrían el combate, solo tres apostaron por el aspirante. Malcolm X salió a la palestra para apoyar a Clay.

Liston perdió el cinturón de campeón en 1964 y se enfrentó de nuevo a Clay en un caótico combate en 1965. Para entonces el flamante nuevo campeón ya se había hecho musulmán. Ahora se llamaba Muhammad Ali. Liston fue tumbado por un gancho fantasma en el segundo asalto. Muchos de los comentaristas ni siquiera vieron el llamado «anchor punch» que Ali conectó contra el cuello de Liston.

En el libro de Assael se menciona que existieron muchos rumores según los que Resnick, en nombre de Liston, habría cerrado un trato con la Nación del Islam para aceptar la derrota de su púgil a cambio de un porcentaje de los honorarios de Ali. Se trata de algo que jamás sería demostrado. Pero a mi humilde criterio esa pelea fue totalmente arreglada , siendo un escándalo para el Boxeo.

Liston se mudó a Las Vegas bajo la corrupta influencia de Resnick, para intentar recuperar el hilo de su carrera. Entre 1966 y 1969 cosechó 15 victorias consecutivas y llegó a tener al entonces campeón olímpico George Foreman como sparring. Foreman declaró que era tal la potencia de Liston que fue el único boxeador que lo hizo retroceder en los guanteos de Sparring.

Liston tenía un puño enorme propulsado por un físico muy poderoso , tan es así que usaba guantes de boxeo a la medida porque los comunes no le servían. A su vez fue poseedor de una de las miradas más aterradores de los pesos pesados , solo comparable a la de Tyson.

En aquella época, el excampeón también apareció en anuncios televisivos y hasta se hizo con pequeños papeles en series televisivas y en películas. Sin embargo, su carrera como boxeador comenzó a declinar después de recibir un tremendo golpe en 1969. Se lo propinó su sparring de la época, Leotis Martin.

Mientras su carrera como boxeador languidecía, Liston trabajó como sabueso de Robert Chudnick, un músico de jazz cleptómano convertido en traficante de estupefacientes. Conjuntamente con Mark, el hijo adolescente de Chudnick, Liston se convirtió en uno de los recaudadores del traficante. Todo parecía ir sobre ruedas hasta una noche de febrero de 1969, en Las Vegas. Aquella madrugada Liston estaba de fiesta en casa de un traficante llamado Earl Cage cuando los policías de la Oficina de Narcóticos y de Drogas Peligrosas, la temprana versión de la actual DEA, irrumpieron en el domicilio. Todos los asistentes de la fiesta menos Liston fueron arrestados. Entonces Chudnick empezó a sospechar de que el boxeador fuera un soplón, y le ordenó a su hijo que dejara de trabajar con él. La enemistad quedaría definitivamente apuntalada la noche de 1970 en que una de las prostitutas de Liston abofeteó a Mark Chudnick tras una acalorada discusión sobre dinero.

El controvertido boxeador saltaría al cuadrilátero por última vez para medirse contra Chuck Wepner , el mismo que luego peleara con Alí y originada la memorable idea de Sylvester Stalone para su película Rocky ,en junio de 1970 . «Nunca peleé con nadie que pegara tan fuerte como él», aseguró Wepner. «Era como si te golpearan con un bate de béisbol». Aquella noche Wepner recibió 72 puntos de sutura y Liston tenía que adjudicarse los 13 000 dólares por ganar, pero no vio ni un céntimo. Su botín terminó siendo utilizado para pagar una de sus deudas de juego. Pese a todo, el abrasivo púgil de casi 1,85 mts y 120 kilos de peso, colgó los guantes con una escalofriante marca de 50 victorias (39 de ellas por KO) y 4 derrotas.

El 5 de enero de 1971, la esposa de Liston, Geraldine, se encontró con el cuerpo sin vida del campeón. El cadáver estaba en estado de descomposición: llevaba días muerto, y por mucho que las historias sobre drogas empezaran a circular, la autopsia no fue concluyente. La heroína podía haber sido una de las causas del fatal desenlace. La pregunta era: ¿se la administró él? Finalmente se anunció que Liston había fallecido de causas naturales y el caso fue cerrado.

Recomiendo a nuestros socios y amigos que vean alguna de las peleas de Liston y también su increíble entrenamiento donde demostraba toda su potencia.

Carlos Ferraro

Profesor Entrenador  13.3.2021

American heavyweight boxer Sonny Liston (c1932-1970) pictured in sparring pose circa 1965. (Photo by Rolls Press/Popperfoto via Getty Images/Getty Images)




Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *